Capacidad de adaptación: ése es el núcleo de nuestro ADN.