¿Qué pasa con la protección de datos si tengo una página web?

¿Debo modificar mi aviso legal?¿Qué pasa con el spam?¿Y las cookies? ¿Qué pasa con los datos en la nube?

Si usted tiene una página web meramente informativa, que utiliza como escaparate virtual de los productos o servicios que ofrece su empresa pero con la que no capta datos personales, el RGPD no resultará de aplicación. Ahora bien, la cosa cambia –y usted deberá tener en cuenta esta norma necesariamente–, por ejemplo, en los siguientes casos:

  • Si incluye en su página web un campo en el que solicita la dirección electrónica de los usuarios del sitio (para enviarles un boletín de noticias, catálogos...).
  • Si incluye un formulario de contacto que los usuarios tienen que completar para, por ejemplo, enviar consultas.
  • Si su página web permite la compraventa en línea de sus productos o servicios, para lo cual los usuarios tienen que facilitar sus datos personales.

En todos estos casos, usted estará obteniendo datos personales de los usuarios de su página web, por lo que es necesario que inserte un aviso legal para dar cumplimiento al deber de información y consentimiento. Es necesario que los usuarios acepten expresamente dicho aviso.

Ejemplo
Puede hacer que los usuarios marquen una casilla al pie del formulario, justo en donde se inserte un enlace que diga “Acepto la Política de Privacidad” (o similar) y que reenvíe a la información requerida por el RGPD.

‘Spam’

Utilizar Internet para enviar publicidad es un medio rápido, barato y sencillo para llegar a muchos destinatarios. No obstante, las empresas no pueden enviar correos electrónicos de forma indiscriminada, ya que lo prohíbe la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico. Vea entonces qué debe hacer para evitar que sus envíos puedan ser calificados como spam (correo electrónico no deseado):

  • Los destinatarios de la publicidad deben haber consentido previamente el envío. Por tanto, asegúrese de que en todos los formularios de su empresa donde se recogen datos de posibles clientes se menciona que éstos le autorizan expresamente a enviarles publicidad.
  • No obstante, si el destinatario de la publicidad ya es cliente de su empresa y usted le envía información sobre productos o servicios similares de su propia empresa a los que él le adquirió anteriormente, no será necesario disponer de esta autorización previa para poder enviarle publicidad.

No olvide que el propio email debe informar al destinatario de la posibilidad de revocar el consentimiento otorgado inicialmente para el envío de la publicidad, e incluir una dirección electrónica a la que dirigirse para solicitar dicha revocación.