¿Qué derechos digitales tienes ya y cuáles están por venir en los próximos meses?

La Comisión propuso la Estrategia para el Mercado Único Digital en mayo de 2015, con el fin de adaptar el mercado único de la Unión a la era digital, derribando muros legislativos y pasando de veintiocho mercados nacionales a un mercado único.

Tres años después, la Estrategia está bien encaminada: se han acordado diecisiete propuestas legislativas, mientras que doce siguen pendientes.

Hay una necesidad imperiosa de completar el marco regulador para la creación del mercado único digital. Gracias a él, el valor de la economía europea de los datos podría superar los 700.000 millones de euros de aquí a 2020, lo que equivale al 4 % de la economía de la Unión.

En palabras de Andrus Ansip, vicepresidente responsable del mercado único digital: “Los europeos ya empiezan a ser conscientes de las ventajas que ofrece el mercado único digital. Este verano podrás llevarte contigo tus programas de televisión y partidos favoritos a cualquier lugar de la Unión al que viajes”.

También recuerda que “hacia finales de año, también podrás sacar entradas para un festival o alquilar un coche por internet desde cualquier lugar de la Unión sin sufrir geobloqueos ni desvíos”.

Por su parte, Vĕra Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, ha afirmado: “El mundo digital ofrece tremendas oportunidades, pero también tiene sus problemas; por ejemplo, nuestros datos personales son un recurso útil para muchas empresas”.

A su juicio, “con la moderna legislación sobre protección de datos que hemos adoptado, los europeos tienen más control sobre sus datos a la hora de hacer sus compras, reservar sus vacaciones en línea o, simplemente, navegar por internet”.

Al final se trata de mejorar la vida de los ciudadanos con todos estos cambios digitales que van entrando de forma progresiva en nuestras vidas.

Algunos derechos digitales que ya están disponibles son los siguientes:

Desde junio de 2017, los ciudadanos pueden utilizar sus teléfonos móviles cuando viajan por la Unión exactamente igual a como lo harían en casa, sin pagar tarifas adicionales. Desde que la Unión eliminó las tarifas de itineranciael volumen de datos consumido en la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo se ha multiplicado por más de cinco, y se han efectuado casi dos veces y media más de llamadas telefónicas.

Desde abril de 2018, los consumidores pueden acceder a los servicios de contenido online a los que se han suscrito en su país también cuando viajan por la Unión: películas, series, retransmisiones deportivas, etc.

En virtud de la nueva legislación en materia de protección de datosvigente en la Unión desde el 25 de mayo de 2018, los europeos pueden transferir de manera segura datos personales entre proveedores de servicios, por ejemplo, a través de la nube o el correo electrónico.

Con esta nuevo RGPD, ahora, todo el mundo tiene derecho a saber si sus datos han sido filtrados o pirateados, o de qué manera se obtienen sus datos personales. Es más, gracias al ‘derecho al olvido’, los datos personales tienen que ser eliminados cuando se solicite, si no hay motivos legítimos para que las empresas los conserven.

Por último, con la legislación sobre neutralidad de la red, aplicable desde la primavera de 2016, todos los europeos tienen acceso a una internet abierta, lo que garantiza su libertad sin discriminaciones a la hora de elegir el contenido, las aplicaciones, los servicios y la información que prefieran.

Otros derechos digitales que llegarán

Ya hay algunos derechos digitales vigentes, pero en los próximos meses llegarán más. A partir de septiembre, los europeos tendrán cada vez más derecho a utilizar su identificación electrónica nacional en toda la Unión para acceder a servicios públicos.

Desde diciembre, todo el mundo se beneficiará de la libre circulación de datos no personales, ya que se podrá acceder a unos servicios de almacenamiento y tratamiento de datos mejores y más competitivos en la Unión.

Esto va a mejorar y complementar la libre circulación de personas, mercancías, servicios y capitales. Los empresarios, entre tanto, podrán decidir en qué lugar de la Unión almacenan y tratan todo tipo de datos.

A partir del 3 de diciembre, los europeos podrán comprar online sin discriminaciones injustificadas independientemente del lugar de la Unión en el que se encuentren. No tendrán que preocuparse de sufrir un bloqueo o un desvío en un sitio web simplemente porque ellos (o su tarjeta de crédito) proceden de un país diferente.

A partir del año que viene, los ciudadanos podrán comparar más fácilmente los gastos de entrega de paquetes y se beneficiarán de unos precios más asequibles en las entregas transfronterizas.

Habrá reforma en las normas acordadas en relación con el impuesto sobre el valor añadido (IVA) en el comercio electrónico permitirán a los empresarios abordar sus necesidades en materia de IVA transfronterizo en un portal en línea y en su propio idioma.

Con el Código Europeo de las Comunicaciones Electrónicas acordado recientemente, los europeos tendrán derecho a cambiar de proveedor de servicios de internet y de telecomunicaciones más fácilmente.

También tendrán derecho a recibir alertas públicas en sus teléfonos móviles en caso de emergencia. La nueva legislación también garantizará una conectividad mejor y más asequible en toda la Unión.

Por último, legislación actualizada en materia de medios audiovisualeslos europeos tendrán derecho a un entorno virtual seguro, que los proteja frente a la incitación a la violencia, el odio, el terrorismo, la pornografía infantil, el racismo y la xenofobia.